Buscar
  • Mayrautora

PEDIR PERDÓN A MI HIJO

¿Pierdes autoridad o ganas respeto?

Hace unos días en una fiesta familiar, mi hija le pegó a una de sus primas y al percatarme del hecho, le dije a mi niña que le preguntara si se encontraba bien y que le ofreciera una disculpa. Ella lo hizo, aunque después me confesó que su prima la había hecho enojar y le había pegado primero, a lo que respondí que la violencia nunca es la respuesta, y que aunque todos cometemos errores, lo importante era reconocer la falta, disculparse y reparar el daño… y por supuesto, nunca, bajo ninguna circunstancia tolerar las faltas de respeto ni de un niño ni de un adulto.


Ella me respondió: ¿entonces los adultos también se equivocan y deben pedir perdón? …zas… qué buena pregunta. Para responderla, cabía perfecto aquello de “predica con el ejemplo”, y si deseo que ella aprenda que disculparse no te hace menos, yo debía mostrarle como se hacía.


Generalmente enseñamos los clásicos “pide las cosas por favor y da las gracias cuando las recibas” y ya con eso creemos que nuestro papel educativo está más que satisfecho, olvidando que si bien eso es importante que lo aprendan, pedir perdón de corazón es trascendental para que el ego y el orgullo mal entendido, no te llenen de rencores y odios en tu vida adulta.


Así que la respuesta para mi hija es que sí, los papás y las mamás también nos equivocamos, nadie somos perfectos y cometemos errores con los hijos, la mayoría de las veces sin mala fe. Aceptarlo ante ellos, lejos de restarnos autoridad, les hace entender que aunque sean niños, el respeto a su dignidad es tan importante como en el caso de cualquier adulto.


Pedirle perdón a tu hij@, hace que te perciban más humano y más cercano, pues no se trata de que te teman, sino de que te respeten. Así, aprenden el valor de la humildad y que de los errores siempre se aprende a mejorar.

Cuando pides perdón ¿pierdes autoridad o ganas respeto?

¡Sígueme!

¡Descubre mis libros!


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo